Blog

Etiquetas: , ,

Hay enfermedades que pasan más desapercibidas que otras – pese a ser invalidantes – de las que poco se habla, y de las que se toma conciencia solo cuando nos toca de cerca.

Porque duele tener que pasar por un tribunal y demostrar que no finges una enfermedad que no quieres tener. Duele pasar a un despacho donde no te miran a los ojos, ni te preguntan como te sientes, y lo único que les preocupa son los ingresos, y tu situación económica para decirte algo que no quieres oí, tu discapacidad.

Porque duele poner junto al carnet de identidad y al de conducir, que por cierto, ya no volverás a usar, uno que ponga “discapacidad”, que tendrá algunos beneficios fiscales, exención de algunos impuestos, a optar a un puesto de trabajo (mientras puedas hacerlo) porque el empresario se ahorrará los seguros sociales, a ayudas para la compra de algunos artilugios que no quisieras usar…

Pero también quiero decir que este dolor te hace ser más fuerte, que te enseña a quererte, a valorar cada segundo. Porque a pesar de ser una enfermedad que no cesará de hacerte daño hasta el día que dejes de vivir, tú lucharás para ponérselo difícil.

Porque cuando más duele el corazón, más ama la vida.

 

 

One Comment

Eva

El Parkinson duele
Duele la rigidez ,esa que transforma tus músculos y tendones en cemento y a la vez tienes la sensación qué te vas a abrir por la mitad , necesitando un punto de apoyo dónde encuentres una postura menos incómoda mientras tú oxígeno entra con dificultad a tus pulmones, , duelen las fluctuaciones , esas que no se deciden por el off o en ON y en el proceso tus músculos se endure y toman formas de un
imposible retorcimiento y cuando crees que van a reventar , los abduce una flojera que si te amputaran las piernas no te daría mayor impresión . También esta la bradicinesia y también duele , no es que duela he llegar tarde a los sitios por tu lentitud sino que ésta se acompaña de una postura que tus ojos se lo miran a las puntas de tus zapatos , con la fortaleza de un cuerpo en inconsistente y si te lo aprendes puedes ganar la batalla a las caídas ,dando tres pasitositosvy aunque tu mente te diga que puedes debes parar porque tus pies se quedarán pegados al suelo durante unos segundos . Y esos agotadores movimientos involuntarios por exceso de levodopa o era por falta ??? , Pero lo que más duele es la depresión que conlleva la la enfermedad por si sola, el no tener tu propio ánimo si no inducido artificialmente es que te llega crear bipolaridad en un solo día, duele la falta de esperanza , el haberte operado (estimulación cerebral profunda) que se dice pronto y llegar a la consulta de tu médico de tu ciudad pero no en la que te operaron y que ni siquiera te compruebe la batería tú le digas que no has podido bajar medicación qué es lo que te sienta mal la medicación porque sufres muchos efectos secundarios y él te responda sin tener pruebas de la dicha operación que te la han hecho mal que a mí me guía una bomba sujeta el estómago y tú replicandole que antes de aagujerear más tu cuerpo démosle la oportunidad a una operación tan importante en el cerebro y que notes que no te quiere atender hasta el punto que te diga otra vez a Valencia dónde me operaron o sea que yo en Alicante no tengo neurólogo

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *