El Párkinson, Investigación

Etiquetas: , , ,

El trastorno del control de impulsos (ICDs por sus siglas en inglés) es un síntoma no motor que puede aparecer en la enfermedad de Parkinson. Se caracteriza por la imposibilidad para resistir el deseo de llevar a cabo una acción que puede ser perjudicial para la persona o para su entorno. Como consecuencia, la persona puede experimentar conductas patológicas relacionadas con el juego, el sexo, la ingesta de comida o las compras entre otros.

Es un síntoma que se ha relacionado con el efecto secundario de la toma de medicamentos de tipo agonistas dopaminérgico, fármacos que tienen el objetivo de actuar como si fueran dopamina activando sus receptores. Sin embargo, según indican los/as autores/as en el artículo, no todas las personas que toman este tipo de medicación experimentan trastornos del control de impulsos y no todas las personas experimentan el síntoma con la misma severidad.

Tras el estudio los/as investigadores/as resaltan la importancia de estudiar, no solo los posibles factores de riesgo para el desarrollo de trastornos de control de impulsos, si no las variables responsables de las diferencias en su severidad y pronóstico.

Dada esta importancia, el grupo de investigadores/as estudian la relación entre la impulsividad y la presencia o severidad de los trastornos del control de impulsos en la enfermedad de Parkinson.

La impulsividad, entendida como la dificultad para inhibir comportamientos o pensamientos, fue evaluada en un grupo de 100 personas con párkinson, de las cuales 31 presentaban trastorno del control de impulsos. Tras realizar un análisis estadístico de los datos obtenidos, los/as autores/as concluyen que la impulsividad no está asociada con el incremento en la prevalencia del trastorno del control de impulsos en personas con enfermedad de Parkinson, pero sí a la severidad del síntoma.

Consideran que la evaluación de la impulsividad en párkinson puede ser un método útil para detectar aquellas personas con riesgo de experimentar formas severas del trastorno del control de impulsos.

Lee el artículo completo publicado en Frontiers in Psychiatry.

One Comment

Almudena Ramos

El problema está en cómo detectar y asumir posteriorment que se está inmerso en este efecto secundario. Es muy difícil para el paciente asumir esto y empezar a tomar medidas, en definitiva pedir ayuda .Cuando somos jóvenes, esta dificultad es máxima pues vemos tocado nuestro orgullo y por tanto, nuestra independencia propia para llevar las riendas….

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *