Actualidad, El Párkinson, Investigación

Etiquetas: , ,

Un estudio de la Universidad de Stanford analiza el mal funcionamiento de la mitocondria como  factor de riesgo en el párkinson

La enfermedad de Parkinson es producida por la muerte de las neuronas dopaminérgicas, las cuales se encargan de regular el movimiento. Para que estas neuronas puedan realizar bien su trabajo, necesitan grandes cantidades de energía, producidas por la mitocondria. Esta  se define como una estructura pequeña ubicada en el interior de la célula y su función es administrar la energía para que el tejido celular mantenga un comportamiento normal.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford,  han descubierto que una enzima llamada PINK1, que trabaja para estabilizar la proteína de la mitocondria, es fundamental para la producción de energía. En base a ello, para imitar el párkinson, los investigadores usaron moscas de fruta porque sus cerebros funcionan de manera similar al de los humanos para controlar el movimiento voluntario.

Ellos probaron cómo diversas mutaciones en la PINK1 afectaron la función de las mitocondrias en las moscas, provocando su muerte mayormente en moscas adultas y por otra parte, deteriorando su capacidad de desarrollo temprano.

Xinnang Wang, una  de las autoras del estudio y neurocientífica de Stanford, afirma que esta investigación apoya la teoría de que la enfermedad de Parkinson implica una falta de energía dentro de las células, debido al mal funcionamiento de la mitocondria. Asimismo, la autora menciona que a través de las mitocondrias se pueden explorar nuevas formas de intervención terapéutica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *