Blog

Hoy conocemos a Paqui, una mujer canaria que «con actitud» convive con el párkinson. Coincidimos con ella por primera vez en Facebook, mientras defendía la presencia del párkinson entre las enfermedades crónicas destacadas por un estudio.

Dar a conocer la enfermedad de Parkinson y los rasgos específicos que conlleva para las mujeres afectadas es el objeto de «Con P de Parkinson», su blog, escrito por y para ellas.

Cuestión de actitud

 

Dicen que como mujer formo parte del 50,5 % de la población española, además del 64,3 % de mujeres mayores de 50 años y, para terminar, del 19 % con la enfermedad de Parkinson menor de 65 años.

Se considera que la mujer empieza a envejecer a partir de los 46 años. Aparecen las primeras arrugas, la piel comienza a descolgarse y las ojeras se profundizan. Nada de eso me importaba, con 48 años era feliz. Mi familia estaba bien, yo tenía trabajo, tenía buenos amigos, la hipoteca ya estaba pagada, algún viaje al año… ¿Qué más podía pedir?

Y a esa edad conocí el Parkinson de primera mano. Sí, el diagnóstico fue Parkinsonismo atípico. ¿Qué?  ¿Párkinson qué? ¿Eso qué es? ¿Por qué yo? ¿Qué he hecho mal? ¿Por qué a mí? ¿Me moriré pronto? ¿Pero eso no les daba a personas mayores? ¿Terminaré como Michael J. Fox temblando? ¿Y ahora qué voy a hacer? ¿Lo heredarán mis hijos? (…!) Qué cantidad de preguntas lanzadas al aire y no obtener respuestas porque, sencillamente, ¡no las hay!

Después del susto por el diagnóstico, pasar por la negación, tristeza y aceptación, hoy llevo algo más de ocho años viviendo con él. ¿Miedo? Claro que tengo miedo por el futuro, pero no dejo que tome el control de mi vida.

Me he sorprendido descubriendo en mí a una mujer valiente, fuerte y luchadora. Una mujer que decidió no rendirse ante la adversidad. Una mujer que quiere ser feliz ese tiempo diario de felicidad del que dispones, porque ser feliz veinticuatro horas al día no debe de ser fácil. Quiero vivir la vida lo mejor que pueda, además estoy en esa edad en la que puedo decir lo que siento, en la que si me callo algo me salen subtítulos. Además, no me considero enferma, sino que tengo una enfermedad.

Comencé hablando de cifras y es precisamente esas cifras las que me llevaron a comenzar el blog de “Con P de Parkinson”. Con este blog pretendo visualizar la enfermedad de Parkinson en mujeres y ya somos dos parkinsonianas las que colaboramos, Gema Marín y yo. Estoy segura de que pronto se unirán más.

En Europa se habla de la incidencia del párkinson en la mujer, se hacen estudios al respecto, aquí vamos un pasito por detrás.


Mujeres y párkinson

Los síntomas del parkinson difieren entre hombres y mujeres. Según recientes investigaciones, en las mujeres los síntomas motores aparecen más tarde. Nosotras sufrimos de síndromes de dolor más severos y tenemos más riesgo de desarrollar complicaciones motoras por el impacto de la levodopa. Por el contrario, los pacientes masculinos muestran problemas posturales más graves y peores condiciones cognitivas generales.

La fatiga, la sudoración excesiva, el estreñimiento, el cambio de peso y la pérdida de gusto y olfato también son más frecuentes en las mujeres. Además, según algunos testimonios en primera persona, debemos tener en cuenta las fluctuaciones hormonales a lo largo del ciclo menstrual o en la fase menopáusica puesto que existe una relación directa entre estas y los altibajos de la sintomatología y la eficacia de los fármacos. En este sentido, sería deseable que este enfoque de género se tuviera en cuenta a la hora de planificar los ensayos clínicos destinados a tratar el párkinson y a mejorar la calidad de vida de las pacientes.

Más allá de la biología, las mujeres con parkinson tienen otro obstáculo relacionado con los roles de género predominantes, todavía, con relación a las tareas del hogar y al cuidado de los hijos y de los padres. Prevalece la idea de la mujer cuidadora en detrimento de la de la mujer que necesita ser cuidada. Y eso duele.

Referencias: 
Women and Parkinson's disease 
Parkinson's disease in women 
Symtoms of Parkinson's: Men vs. Women

 

2 Comments

Maria

Buenos días, gracias Paqui por tu gran ejemplaridad mujer luchadora y llena de vida, a mi me pasó algo parecido con 47 años me diagnosticaron Parkinson fue un duro golpe, después de 8 años conviviendo con esta enfermedad puedo decir que soy muy persistente aún cuando brota en mi los sintomas inevitables de la enfermedad la superación me hace seguir con más esfuerzo y amor hacia los que estan conmigo, soy afortunada, tengo un buen compañero de vida, un hijo maravilloso, a mi me ha tocado sufrir esta enfermedad, me hubiese gustado envejecer de otra manera pero nadie elije lo que le sucede en la vida así pues seguire luchando y con actitud positiva hasta el fin.
Gracias Maris

Reply
Federación Española de Párkinson

¡Gracias, María, por compartir tu historia!

Desde la FEP estamos muy contentos de leer vuestros caminos de superación, donde la familia y la actitud son súper importantes para mantener a raya el párkinson.

Feliz 2021 🙂

Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.